El sol salió -Juntos con Perú

República del Cacao también tiene esencia a Perú, a sus aromas, sus bosques tropicales, sus fluviales y zonas montañosas. Tiene notas de sabor inconfundibles; algunas ácidas otras frutales o almendradas; todas en su particular forma nos permiten desarrollar las más sublimes creaciones para el exigente paladar de nuestros usuarios. Nada de esto sería posible sin el extraordinario trabajo de finqueros, productores y asociaciones que trabajan con pasión sus terrenos, cuidando meticulosamente el proceso de producción del cacao.

Por desgracia en el 2017, la presencia del fenómeno del niño trajo intensas lluvias por lo que varias de las comunidades con las que trabajamos en Piura y Tumbes perdieron el 30% de la cosecha por deficiencias en la calidad, en el secado. En República del Cacao, consideramos a las comunidades con las que trabajamos aliados en el desarrollo de una cadena que fomente valor; no solamente a la producción de chocolate si no a las vidas de nuestros colaboradores y sus familias. Es por esto que unimos fuerzas con el Pacto Mundial de la Onu Red Ecuador, La Cooperativa Agraria Norandino y ONG Progreso, apoyando la campaña solidaria “después de la lluvia viene el sol”.

La campaña tenía como objetivo apoyar a la reconstrucción y asesoramiento en mejora de bandejas corredizas, siendo herramientas fundamentales para el secado del cacao. A la fecha, las donaciones recibidas permitieron la construcción de varios secadores de cacao modernos y de fácil manejo. En promedio cada secador permitirá secar 2000kg de cacao por semana, beneficiando directamente a 40 familias productoras de cacao e indirectamente a 300 otras familias relacionadas.

Uno de los secadores creado con nuestras comunidades- Fotografía: Norandino

Nuestro cacao Peruano no tendría el mismo sabor si no fuera por acciones como esta, que permite sentir la grandeza de las manos trabajando en acción.

Gracias a su ayuda y a la de nuestros socios por hacer de este proyecto una realidad.


SÍGUENOS EN INSTAGRAM

ÚNETE A LA REPÚBLICA
DEL CACAO