Enseñanzas de Pastry Connection: Los chefs Carolina Molea y Toni Rodrigez. Pioneros de la pastelería vegana, entre la ética y el sabor.

Calificar a alguien como ‘pionero’ es algo muy raro en estos tiempos, donde casi todo ya viene ‘pre empacado’ y  más si se trata del mundo de la pastelería. Tal vez por eso, ser testigo de excepción de ese camino, donde lo novedoso, ingenioso y excepcional se resume en dos personas, es todo un obsequio de vida. Eso sentí cuando me dieron la maravillosa tarea de escribir sobre las Conferencias Magistrales de Pastry Connection, un evento muy especial, organizado por República del Cacao, a través de Facebook LIVE, en un momento excepcional de confinamiento en todo el mundo por la pandemia del COVID-19.
 
Los invitados fueron dos personajes excepcionales, quienes, a su manera y estilos particulares, representan el fundamento de la “Pastelería Vegana”: los chefs Carolina Molea y Toni Rodríguez. Con Carolina la sensación fue muy personal. En ella reconocí a la carismática y dulce mujer de sonrisa llana que había visto un centenar de veces.  Aún tenía mucho de lo que me había conectado a ella hace casi dos décadas. Pero encontré que ahora ha crecido, evolucionando y sobretodo, revolucionando.  Es la misma mujer, solo que ahora habla y defiende su mundo, con una firmeza de roca, y convence, de todo sin pretensiones de predicador de culto.  

 


 
En esa evolución, que se inició por razones de salud, Carolina se fue revelando contra los estereotipos de la cocina y se atrevió a incluir el concepto del ‘veganismo’ en la pastelería en medio de un mundo competidor y difícil, donde azúcares, lácteos y otros productos animales son los que controlan.  A medida que la escuchaba hablar de cómo ha sido su proceso vegano, imaginaba a Carolina cual alquimista que sí consiguió su piedra filosofal, experimentando, probando y desarrollando técnicas hasta conseguir la perfección en sus deliciosos y hermosos postres, donde el factor común es la ausencia de productos de origen animal. Y lo más impactante fue verla hablar de ese camino suyo, como si hubiese sido simple y sin tropiezos. Su tenacidad y convencimiento de que estaba en la ruta correcta le hicieron sobreponerse, entre práctica y práctica hasta llegar a la perfección en cada croissant, en cada viennoiserie, en cada pastel, en cada chocolate.

 

 

Frente a una audiencia virtual en tiempos difíciles de confinamiento, Carolina en Miami compartió ‘secretillos’ con su compañero de panel, Toni Rodríguez en Barcelona (España). A Toni era la primera vez que lo veía y se me antojaba más como un “millennial”, informal y descomplicado. Pero, al oírle se fue revelando en su justa estatura. Razones éticas lo llevaron a hacerse vegano en el 2004 y, mientras sus amigos se divertían en fiestas y bailes, Toni fue descubriendo su pasión por la gastronomía y empezó a investigar y desarrollar recetas con ingredientes únicamente de origen vegetal. Decidió formarse trabajando en restaurantes vegetarianos, pero su inquietud por la investigación y el desarrollo de la pastelería vegana le llevó a crear en 2005 su propio proyecto.
Al final de cuentas, Carolina y Toni se transaron con sus propias revoluciones, en las que “sabores limpios” y respeto a la naturaleza nada restan al disfrute de un suculento postre.  

 María Victoria Cristancho, Estratega de Comunicaciones, Experta en Producción Multimedia

 


SÍGUENOS EN INSTAGRAM

ÚNETE A LA REPÚBLICA
DEL CACAO