"PAMBAMESA" DE CHOCOLATE BLANCO

“Viviendo la experiencia Turucucho”

En un amplio campo verde, se vislumbra el sol saliendo entre las montañas, el pasto emanaba un aroma fresco... Ahí, nos esperaba Versa Sánchez una de las 50 aliadas de la comunidad Turucucho con la que trabajamos para obtener nuestra leche fresca de montaña.

El Chocolate Blanco República del Cacao 31% no existiría como es; con su sabor característico y notas aromáticas, sin Versa y los demás aliados que nos proveen de una materia prima local, de calidad y de origen. Por esta razón y aprovechando la víspera de navidad, y el espíritu de familia, nos propusimos llegar a su comunidad a 3300 metros de altura en Cayambe y así juntos poder celebrar de la Pambamesa navideña.

Según tradiciones ancestrales una Pambamesa  significa "mesa común" o la "mesa de todos". Los comensales son bienvenidos a la mesa contribuyendo comida para todo el grupo. Antes de dar inicio al festín nuestro equipo y comunidad aliada participaron en diferentes misiones, cruciales para el desenvolvimiento de la actividad.

La primera misión, dirigida por Versa, Inés y José fue la del ordeño. Nuestra comunidad aliada realiza esta actividad de manera artesanal con el objetivo de preservar técnicas tradicionales. Las vacas pastan en varias extensiones de terreno alimentadas por pastos naturales. El proceso de ordeño es realizado de forma manual. Se inicia con la limpieza de las ubres para mantener asepxia, una vez extraída la leche se la tamiza antes de trasladarla al cántaro para evitar la presencia de cualquier cuerpo ajeno a la sustancia. 

Varios de nuestros colegas de planta, producción y gestión administrativa participaron gustosos en el proceso de ordeño, aprendiendo de la gestión de recopilación de la materia prima con la que luego se procesará nuestro Chocolate Blanco Ecuador 31%.

Como siguiente paso, los cántaros de leche fueron llevados hasta el centro de acopio de la comunidad. Ahi se realizó la habitual prueba de calidad y después fue llevada a la cocina comunitaria para la preparación de  la comida. Una parte del equipo estaba destinada a la producción de comida.

Como resultado del trabajo en equipo, más de 200 crepes de sal y de dulce fueron compartidos junto con choclos, habas, papas y como no, chocolate con leche fresca ¡Un festín realmente diverso!

Para finalizar se realizó una minga comunitaria, dónde juntos redecoramos la casa comunal, con brochas pintura y música que llenaba el lugar, terminamos esta grata aventura que no solo nos trajo momentos para recordar, sino también enseñanzas, que nos hicieron estrechar lazos y reafirmar nuestro compromiso con nuestra gente.


SÍGUENOS EN INSTAGRAM

ÚNETE A LA REPÚBLICA
DEL CACAO